Suspendido entre lo que fue y lo que pudiera ser, el cuero aguarda el soplo creativo conteniendo en su íntima estructura una chispa latente de Vida deseosa de nacer a una nueva forma de existencia. A veces, si se trabaja con la debida compasión, se consigue que esa chispa vuelva a brillar y anime la obra dotándola de carácter. Selim

24 nov. 2012

Es necesario asumir a la artesanía como categoría artística: Ibarra













Gabriel Leyva
    Desde que el Homo habilis aparece sobre la tierra, surge la capacidad de transformar la materia y con ésta, la artesanía. Manos que crean armonía y belleza en la materia y que, como en el caso del pueblo chino o las obras de Benvenuto Cellini, Tiffany, Fabergé… la convierten en objetos cuyo dominio virtuoso de la técnica y originalidad en sus diseños, los hace ver como piezas únicas de un valor estético que acaricia la fantasía. Ejemplos claros de que, aunque estén bien definidos por sus características y objetivos, arte y artesanía son términos que en ocasiones se entremezclan y confunden; se hermanan como producto de la creatividad emocional que sólo el ser humano es capaz de expresar. El maestro Austreberto García, alguna vez definió la artesanía como “la sublime ingenuidad de cualquier ser sensible que desea crear algo bello con sus manos”. Santiago Ibarra, director de la Escuela de Artesanías (EA) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), expresa que “el término artesanía está bien —entendiéndolo como lo que en Europa se llama arte aplicado para no confundirla con manualidades—, el problema es que en el contexto nacional uno habla de artesanía y se maneja culturalmente una cuestión inferior; sin conocerla, le damos un grado menor como categoría artística y eso no se vale”.   

11 nov. 2012

Jáquima









     
   Cabezada realizada en piel de ternera de curtido vegetal, engrasada con aceite de pata de buey e impermeabilizada con una mezcla de aceite de linaza y latex natural.

   Los herrajes han sido extraídos de otra jáquima, eliminado el óxido y barnizados, siendo el resultado unas piezas antiguas pero limpias y protegidas. 


Detalle anteojera
   
    Las anteojeras, a petición del destinatario, han sido elaboradas para que se puedan poner y quitar mediante corchetes, de tal manera que pueda ir acostumbrando a la mula a trabajar sin ellas.

Pinza para coser cuero









  

    

   Durante años he tenido en el taller unas piezas de madera de haya que me gustaban por sus curvaturas, y que fueron extraídas del armazón de un sillón que cumplió su función en el salón de casa, donde me gustaba sentarme a leer en los inviernos granadinos. También tenía arrumbada una estructura de un flexo que por deterioro dejó de cumplir con su cometido, pero al que le veía posibilidades de transformarse en otro objeto de uso, o al menos algunas de sus partes, como así ha sucedido con dos de sus muelles.
    
   Durante años he utilizado la tireta de cuero para unir piezas y como decoración, poco a poco en el taller han ido surgiendo proyectos que pedían realizar esta función con hilo encerado y poco a poco se ha ido imponiendo la necesidad de tener esta herramienta que lo facilita.
    
   Hace unos días se han juntado estas dos motivaciones para construir esta pinza que veis en la fotografía y cuyo primer cometido será el de coser las piezas que conforman una jáquima para una mula y que en breve os presentaré.